El adiós más doloroso

El adiós más doloroso

Todas las despedidas son dolorosas.

Da igual que se trate de una persona o un objeto.Una vez se le coge cariño, nos duele ver como se marcha o dice ”basta”

Cuando te despides de una persona, por motivos de viaje o cuales sean los motivos, acabaras volviendo a verla, tarde o temprano, si no ocurre ningún desafortunado incidente.

Pero la cosa cambia cuando te despides de un coche.

Imagen

Los motivos son variados. La compra de otro vehículo nuevo, la imposibilidad de mantenerlo por dinero o por temas de familia (hijos) o las dos peores posibilidades. Siniestro por accidente o avería irreparable…

Sabes que no lo volverás a ver, por lo menos en la mayor parte de las veces.

Puede que su futuro dueño le de un buen uso, como el que tu le diste, o mejor. O también puede acabar tirado en cualquier desguace de mala muerte esperando a ser hecho un cubo, cual reo en el corredor de la muerte.

Imagen

Los mayor parte de los conductores que leerán estas lineas no consideran a sus coches un mero ”electrodoméstico” que les sirve para desplazarse de un punto a otro.

Da igual que hayas tenido un simple utilitario o un deportivo descapotable ingles clásico, le habrás cogido tanto cariño que te dará pena no verlo nunca mas, y probablemente, no conducirlo nunca mas. Todas las experiencias vividas, los buenos y malos momentos que has tenido conduciéndolo, los viajes, y las experiencias que te ha dado ese coche, son imborrables.Imagen

Personalmente, he tenido que vivir esta desgracia mas de una vez, he perdido ya la cuenta.

Personalmente, me ha pasado con utilitarios, berlinas, rancheras, y hasta deportivos clásicos  y, al igual que los funerales, uno no se acaba acostumbrando a ello.

Por ello, cada vez que tengo que despedirme de uno de mis coches para siempre, me doy cuenta que es, sin duda, el adiós mas doloroso.Imagen

Quizás algún día nos animemos a contar alguna historia similar con alguno de nuestros coches. De momento, todos aquellos que quieran enviarnos la suya, pueden enviarla a tgtt@outlook.com Os aseguramos que serán publicadas en el blog TODAS las historias que nos enviéis.

 

Anuncios

Un pensamiento en “El adiós más doloroso

  1. Juan

    Joder, me he sentido muy identificado, eso me pasó a mi el día que entregamos el Ford escort de mi padre a un compraventa, quieras que no has estado todas las semanas de tú vida durante 12 años montandote en ese coche y aún saliendonos malo ( averías de todo tipo, la final y por la que decidimos no repararlo fueron los dicos de embrague y un engranaje que utilizan esos coches en el pedal de embrague que es de plástico y se la cambiamos 6 por lo menos y la volvía a romper), aún con todo esto y unas ganas tremendas de mandarlo a la mierda el día de la entrega me dio pena perderlo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s